Sin City; la ciudad del pecado o la perseverancia del mal

Sin City; la ciudad del pecado o la perseverancia del mal


por Javier Benítez Martínez


Título original: Sin City (Frank Miller's Sin City) 


Año: 2005


País: Estados Unidos


Dirección: Robert Rodríguez, Frank Miller, Quentin Tarantino


Guion: Frank Miller, Robert Rodríguez (Comic: Frank Miller)


Reparto: Bruce Willis, Mickey Rourke, Clive Owen, Rosario Dawson, Jessica Alba, Benicio del Toro, Elijah Wood, Marley Shelton, Alexis Bledel, Michael Clarke Duncan, Carla Gugino, Josh Hartnett, Michael Madsen, Jaime King, Brittany Murphy, Nick Stahl, Rutger Hauer, Devon Aoki, Powers Boothe, Jude Ciccolella, Jason Douglas, Tommy Flanagan, Rick Gomez, Nicky Katt, Nick Offerman, Lisa Marie Newmyer, Arie Verveen, Jesse De Luna, Randal Reeder, Charissa Allen, Frank Miller.



A veces la verdad no importa


En un mundo retorcido y corrupto, la venganza es justicia, la violencia es ley. La maldad es castigada por el mismo engendro que la crea. Así es la ciudad del pecado, de los excesos, de la vida y la muerte, es el luchar por lo único que vale la pena: tus propios valores. 


Sin City es el live action, de la novela gráfica de Frank Miller. Con su tono frío, cruel e irreverente, Robert Rodríguez da vida a un mundo siniestro e irónico. Dividida en diferentes historias, Sin City nos introducirá en el mundo oscuro de una ciudad que dista mucho de ser placentera.  Cada historia, tiene su propio tono, su ritmo y protagonista, que dista mucho de ser un héroe.


La noche es caliente como el infierno


Sin City es una ciudad perdida, una Sodoma o Gomorra moderna, donde la vida no vale nada, pero vale la pena vivirla. Cada historia está diseñada para llevarte al borde del precipicio, para ver la inmensa profundidad y ser testigo de tu propia oscuridad. Sin City te hace recordar que por más mal exista, siempre hay algo que lo supera.


Robert Rodríguez, Frank Miller y Quentin Tarantino logran encarnar la tensión, la fuerza y el dramatismo de cada personaje, deja al descubierto la bondad que existe en ellos dentro del caos de sus vidas. Los protagonistas de Sin City son buenos, nobles, incluso honorables, siempre harán lo que es correcto, lo necesario, todo bajo las reglas de una ciudad que no perdona al débil, que exalta la violencia y premia al mal.


Apunta con cuidado y mira al diablo a los ojos


Sin City es un festival del horror, los personajes son sicóticos, violentos y retorcidos. Las historias son simples, pero complejas, cada acción, cada reacción es un reflejo de una sociedad que ha perdido su alma, pero a cambio ha ganado el poder de decidir su destino, de ser los dueños de su futuro y su propia destrucción.



Sin City es la ciudad del pecado, porque hay que darle una etiqueta, pero en realidad el pecado no existe cuando respirar es en sí una condena, cuando los inocentes, los desvalidos son en realidad los pecadores. En una sociedad donde el fuerte se come al débil, donde la violencia es premiada con más violencia, el verdadero pecado es sucumbir ante amabilidad de los otros. ¿Hasta qué punto la ficción se fusiona con la realidad?  ¿Y una sonrisa es la mueca del héroe de la destrucción?

Tal vez te interesen estas entradas

facebook