La Revolucioncita Mexicana, de Rius

La Revolucioncita Mexicana, de Rius


por Alan Fernando Padilla Ávalos


Como una simpática y entretenida clase de historia de México, contada por un profesor que se apasiona por el tema, nos relata este caricaturista michoacano, la decepcionante historia –sí, así como lo leen- detrás de la Revolución Mexicana. A punto de cumplirse ciento diez años de aquel revoltijo, no hay mejor manera de “celebrar” esa fecha de nuestra patria que recordando lo que ocurrió,  con dibujitos y toda la cosa, en La Revolucioncita Mexicana, del entrañable Eduardo del Rio, Rius.


Contra Don Porfis


La Revolución Mexicana no sólo es la lucha contra el dictador de aquél entonces, Porfirio Díaz,  sino el conato de construir una nación igualitaria, justa con lo que trabajaban la tierra, libre de la opresión de las potencias mundiales y soberana, como venía intentando desde 1810 ininterrumpidamente. Y es que el presente libro de Rius es un recuento fidedigno de los acontecimientos del México de principios del Siglo XX, que posee la peculiaridad de no ser aburrida –como muchos otros libros sobre el mismo tema- por el sentido del humor presente en cada página y de tener la verdad de los héroes que sólo peleaban por sus propios intereses, disponiendo del pueblo con palabras vacías y falsas promesas, en fin, la demagogia. 


Tal es el caso del tan aclamado Francisco I. Madero, nos demuestra el libro, de Pascual Orozco (el héroe que se dejó vender), también al que le mocharon la mano, Álvaro Obregón, y Don Venus, quién tuvo el papel de reunir el congreso constituyente y formular junto con diputados y parlamentarios, la constitución que rige actualmente al  país, a México lindo y querido


La Revolucioncita Mexicana, de Rius
Villa y Zapata en Palacio Nacional (Diciembre de 1914)



El revoltijo 


Tras acabar con Porfirio Díaz (hecho notablemente rápido), el movimiento armado entraría en un estado conflictivo, ya que los principales generales de las fuerzas disque revolucionarias comenzaron a tener diferencias y sus hostilidades no cesaron  por varios años, donde casi todos fueron traicioneros y traicionados –menuda idiosincrasia mexicana -, primeros unos contra otros, luego se hacían amigos unos y peleaban contra los otros, luego se enemistaban y… bueno, los únicos que deberían rescatarse como los verdaderos héroes de la revolución, siguiendo la lectura y las pruebas históricas, serían Pancho Villa y Emiliano Zapata, ya que estos dos sí representaban los intereses del pueblo, sí luchaban por una trasformación real, así como los hermanos Flores Magón, aunque exiliados en E.U. 


Y ya que se mencionó al vecino del norte, también es importante recalcar que sí metió sus refinadas blancas manos en la situación política, motivando las traiciones y siempre viendo por sus intereses –pos si, ni modo que pa´ los nuestros-, con hombres como el embajador en México, Henry Lane Wilson…. se tenía que decir, y se dijo. 


La Revolucioncita Mexicana, de Rius
Eduardo del Río, Rius



El movimiento armado de la Revolución Mexicana no representa a grosso modo ninguna trasformación social, simplemente la reivindicación del capitalismo en la nación de los tamales y los petates, auspiciado por una nueva legislación que solo sirve para adornar o pintar una sociedad que no es así, ya que que en la vida diaria cada funcionario público se la pasa por el arco del triunfo. Ese acontecimiento de 1910 es, simplemente, uno más del titipuchal de guerras y conflictos que existen y existieron siempre sobre la perenne disputa entre los riquillos y los pobrezotes. 


En estas fechas se le invita a leer y reír con el libro La Revolucioncita Mexicana de Rius, con el mejor estilo narrativo y cómico, ¡No te olvides de comentar¡

Tal vez te interesen estas entradas

facebook