EL Árbol de la Ciencia, de Pio Baroja

EL Árbol de la Ciencia, de Pio Baroja


por Alan Fernando Padilla Ávalos


Una novela trágica, con hábiles discursos pesimistas y una crítica mordaz hacia la humanidad, serían las lacónicas reseñas viables al comentar el libro del médico y literato Pio Baroja y Nessi. Una historia del siglo pasado (1911) que pareciera recientemente publicada es lo que hace pensar El árbol de la ciencia al adentrarse en su amarga trama.


La vida de un Médico

Andrés Hurtado es un joven madrileño aspirante a médico, es un ávido lector y un pesimista por naturaleza, ya que la vida durante la carrera, durante los años de ser médico de un pueblo, lo convierten en una persona que odia a la sociedad y un filósofo que intenta explicar –durante las pláticas con su tío Iturrioz, que dan título a la obra-  la causa de los males que degradan al ser humano, como el egoísmo y la insensatez.


A todos los puntos en las que mira el médico ve ignorancia, vulgaridad, apatía intelectual, conformismo social, falso sentimiento nacionalista, vida insalubre y ni el mínimo pudor sexual. El libro describe a detalle todas estas condiciones en los lugares a donde va a parar Andrés Hurtado y describe magníficamente los sentimientos que le producen al espectador educado.


Autobiografía

La vida de Andrés recorre, aunque en orden diferente, los diversos pasajes de la vida del autor, por lo que El árbol de la Ciencia es prácticamente la redacción de la autobiografía de Pio Baroja. La vida melancólica que vive el personaje, la manera abrumadora y fatal con la que piensa se vuelven hechos notables, presumiblemente previstos al conocer las lecturas que frecuenta el joven Andrés, principalmente de Arthur Schopenhauer y de Immanuel Kant, y quien delibera con el personaje Iturrioz, para saber a ciencia cierta las posturas filosóficas del mismo Baroja.


EL Árbol de la Ciencia, de Pio Baroja


El árbol de la ciencia es sin duda una obra que critica el comportamiento humano, que reflexiona sobre los problemas sociales, además de ser una novela acentuada en la tragedia. Nos muestra una España decadente, reflejo de una población mundial corrupta, que no representa una vista obsoleta de la realidad, sino que perdura en nuestra contemporaneidad, lamentablemente.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook