Lolo. Mejor aquí corrió que aquí quedó…

Lolo. Mejor aquí corrió que aquí quedó… - Revista COCO


por Javier Benitez Martínez

Titulo: Lolo
Año: 1992
País: México
Dirección: Francisco Athié
Guion: Francisco Athié
Reparto: Roberto Sosa, Lucha Villa, Damián Alcázar, Alonso Echánove, Alicia Montoya, Loló Navarro.

Ya estufas mi jardín


Lolo es un retrato olvidado pero constante en la Ciudad de México, de la lucha por sobrevivir a lo implacable de la sociedad moderna, en un país que no logra cambiar y mientras más lo intenta más dolorosa es la caída.

Lolo es una película urbana, cruda, fuerte y actual, a pesar de que los años pasan, la tecnología avanza y la fisonomía de la ciudad ha cambiado, pero todo sigue igual. Lolo es la historia de un joven que vive en la periferia de la Ciudad de México y que orillado por las circunstancias toma la peor decisión, decide robar la casa de las prestamistas del barrio y mata a una de ellas.

No te oigo, traes tenis


Lolo es una película de grises y oscuros, de toma y daca, nadie se salva en el barrio, todos son tocados por la mano del destino, un destino que amenaza con desaparecerlos y castigarlos. La trama tiene que complicarse a tal grado que te duela.

Los personajes parecieran salidos de las entrañas del mismo Víctor Hugo: la madre que lo da todo por sus hijos, pero nunca es suficiente. La hermana al ver la realidad de su vida se vuelve pandillera, drogadicta y asaltante. La prima que le echa ganas con su puesto de periódicos. El primo y el novio de su mamá, uno policía, el otro organillero, los dos con una historia antigua que los confronta. Por último, la novia, estudiante de secundaria que lo ama por sobre todas las cosas.

Lolo. Mejor aquí corrió que aquí quedó… - Revista COCO

Estas viendo y no ves


Sumemos dos más dos, integremos, el ambiente, los personajes y el asesinato. Tenemos como resultado, no sólo la historia de Lolo, tendremos millones de historias iguales o parecidas que empezaron así, en un lugar o en una situación donde a pesar de tener oportunidades (pocas) decidieron optar por el peor resultado.

Lolo es el pan nuestro de todos los días, la pobreza, el desempleo, la juventud que vende sus valores al mejor postor para poder salir adelante. Lolo nos grita: “Ya basta”, pero no volteamos a ver lo que sucede. Lolo es al final un día más en esta ciudad, que si no estás alerta te puede engullir en la vorágine de su locura.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook