I AM MOTHER y el futuro posible

I AM MOTHER y el futuro posible

por Alan Fernando Padilla Ávalos

Año: 2019
País: Estados Unidos, Australia
Género: Ciencia ficción
Director: Grant Sputore
Personajes: Rose Byrne (madre), Clara Rugaard (hija), Hilary Swank (mujer)

¿Podría cuidar un robot a un bebé integralmente? ¿Podría un aglomerado de circuitos y fierros sustituir las funciones de una madre? Y con el rápido avance tecnológico ¿Nos estaremos acercando a ese futuro donde las máquinas sean las que creen al ser humano y gobiernen el mundo? Estas son las interrogantes que aborda dramáticamente la película de ciencia ficción I am mother (soy madre) en el futuro del planeta tierra y de la especie humana.

El Futuro


En el comienzo se nos presenta la extinción masiva de la humanidad, y sin más explicaciones, en un búnker futurista, una robot hace nacer artificialmente a una niña. La robot cría a su hija como una madre de carne y hueso, incluso mejor, enseñándole todas las ramas del saber, alimentándola y cuidándola del exterior, porque le inculca a la niña que el exterior es inhabitable y no hay más personas, solo se tienen la una a la otra, la niña y la robot, una madre y una hija viviendo entre muros metálicos y herméticos, pero sumamente sofisticados.

El problema hace aparición con gran dilema y suspenso, pues cuando una persona del exterior llega al búnker en busca de ayuda, la chica comenzará a desconfiar de todo lo que le había dicho su madre robótica. La mujer le cuenta a la chica las cosas horribles que hay afuera a causa de los robots, máquinas asesinas como la que la chica tiene por familia, lo que viene a desarrollar la trama de la película, con horripilantes enigmas por descifrar, planes que involucran gran riesgo y ruptura familiar, pero ¿En quién confiar?

Las madres


I am mother explora, en comparación, las dificultosas situaciones a las que se ven las madres con los adolescentes, pues éstos al buscar explicaciones de cosas que no entienden, al sentir el afán de libertad y de relacionarse con personas fuera del círculo familiar, lleva a las madres a parecer las malas de la historia, pues aveces ellas esconden secretos o prohíben ciertas acciones por las razones correctas.


La película supone un futuro probable de la humanidad, donde si no somos capaces de cuidar la tierra por nosotros mismos, una máquina tendrá que hacerlo, educando a los futuros habitantes del planeta sin margen de error, con tal de evitar que volvamos a destruir todo lo que nos rodea desenfrenadamente.

La reflexión que obtenemos de I am mother, es la aceptación de la imperfección del hombre, que paradójicamente lo hacen ser perfecto, pues un gran pensamiento, control y salud corporal, o un gran sentido de ética -vistas en las lecciones que la robot practicaba con su hija- poco importarán cuando se trata de los sentimientos humanos, de la curiosidad, creatividad y de la necesidad de las relaciones humanas y de afecto que nunca suplirá o entenderá un robot.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook