La ciencia ¿verdadera?

La ciencia ¿verdadera?

por Leonardo Fausto Torres Ramírez

Se nos ha enseñado en las últimas décadas, que para que algo tenga validez, debe ser aprobado o avalado por la ciencia, aquello que no tenga un argumento científico que lo avale, no es algo “valido”, ya que no tiene sustento.

Sin embargo, debemos tener presente que la verdad absoluta no existe, lo único que hace la ciencia, es dar un acercamiento a la realidad, esto lo hace mediante su método de investigación basado en los sentidos y en el uso de la Razón, mismo que, por la rigurosidad que maneja, suele dar respuestas acertadas acerca de la realidad.

La ciencia, en efecto, tiene una aproximación bastante confiable para explicar la realidad que vivimos, pues además es comprobable y constantemente se está renovando en cuanto a sus postulados. Sus dogmas y paradigmas son la base para lograr nuevos avances y, los científicos están completamente convencidos de que lo que se descubre, prácticamente es la verdad absoluta.

La ciencia es histórica


Sin embargo, hay que ver a la ciencia desde un punto de vista histórico-cultural: Pues esta visión para comprender el mundo, es la dominante, más no la absoluta y única. Alguna vez en el Mesolítico, se pensaba que los poseedores de la verdad, eran los chamanes. En la Antigua Grecia, la fé para entender la realidad estaba en la Filosofía. En la Edad Media, toda la sociedad y el Estado confiaba plenamente en los postulados de la Iglesia Católica. En el Renacimiento, había confianza absoluta en los Humanistas. Y así podríamos hacer un recorrido histórico, hasta llegar a nuestros días, donde basamos nuestras vidas en la ciencia, pues es la disciplina que domina el mundo y tiene el respaldo de los Gobiernos de todo el mundo.

Lo que trato de dejar ver con esto, es que, hoy en día todos dejamos nuestra vida en manos de la ciencia, de hecho sin ella, prácticamente no podríamos hacer ninguna de nuestras actividades, pues nuestra vida requiere de la tecnología, misma que está basada en la ciencia. Para nosotros, creerle a la ciencia es lo más común y coherente, pues estamos inmersos en el sistema capitalista, mismo que respalda por completo a esta disciplina, y hace a un lado las explicaciones humanistas, mágicas y religiosas.

La ciencia ¿verdadera?
Augusto Comte, padre del positivismo en las ciencias sociales.


Pero tal como para nosotros es normal creerle a la ciencia, en su tiempo histórico a otra gente le era de lo más común creerle al Chamán, al filósofo, al sacerdote o al humanista. La ciencia es confiable, solo en este tiempo, en esta época histórica. Todas las disciplinas ofrecen respuestas a la realidad, pero no todas tienen el mismo respaldo ni credibilidad en determinado tiempo histórico.

A modo de conclusión y reflexión, me gustaría hacer la pregunta: ¿Realmente la ciencia nos ha llevado por el mejor camino posible? ¿Somos mejores gracias a la ciencia? Hago estas dos cuestiones, porque desde mi punto de vista, hoy en día los seres humanos del siglo XXI no somos mejores que en alguna otra época. Si bien es cierto, tenemos tecnología, pero en el fondo seguimos siendo los mismos simios que supuestamente estamos “civilizados”.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook