Sangre por Sangre; la vida es un riesgo, carnal

Sangre por Sangre; la vida es un riesgo, carnal

por Javier Benitez Martínez

Título original: Bound by Honor (Blood In, Blood Out)
Año: 1993
País: Estados Unidos
Dirección: Taylor Hackford
Guion: Jimmy Santiago Baca, Jeremy Iacone, Floyd Mutrux (Historia: Ross Thomas)
Reparto: Damian Chapa, Jesse Borrego, Benjamin Bratt, Enrique Castillo, Victor Rivers, Delroy Lindo, Billy Bob Thornton, Danny Trejo, Ving Rhames, Lupe Ontiveros

¿Hablas español, güero? También los pericos


De la familia a la calle, de la calle a la violencia; uno es producto de la sociedad en que vive, pero en realidad uno es el resultado de las decisiones que toma, Sangre por sangre es la historia de tres jóvenes que son familia, pero toman diferentes caminos.  El medio ambiente en el que viven, la sociedad y los valores probarán si lo que ellos deciden termina bien o mal.

Sangre por sangre nos cuenta la historia de tres “chavalitos” en Los Ángeles que viven en el barrio, que no son ricos y que por el color de su piel son tratados de diferentes maneras. Los tres viven con la imagen del pachuco, fuerte, valiente que las puede todas. Juegan a las pandillas hasta que el juego se convierte en realidad y enfrentarán las repercusiones de sus actos.

Paco es el mayor, “el gallo negro”, el rifado del barrio, el que todos quieren ser, el guardián. A Cruz, su hermano, no le gusta la violencia, es un artista nato que sigue al hermano para apoyarlo, (“a la familia no se le abandona”). Miklo es el menor, el primo “güerito”, hijo de padre blanco y madre morena, de los tres es el que más conflictos tiene, no sólo tiene que demostrar que es valiente, también que es moreno por dentro.

La película es un “cliché” de las peleas de bandas, alguien hace algo para que se enfrenten y por supuesto hay un lugar donde la batalla se lleva a cabo y tiene que pasar una desgracia. Miklo termina matando al jefe de la otra banda. El motivo de la pelea: Cruz es golpeado y dejado en estado casi paralítico.

De aquí en adelante, la película va cambiar y el director nos va mostrar qué es lo que pasa en esos barrios donde viven los latinos, que los lleva a salir o no de la violencia. Miklo termina en la cárcel y su vida nunca más será la misma. Cruz por el dolor se vuelve drogadicto y por su culpa muere el hermano pequeño, y Paco arrepentido se vuelve policía.


Sangre por sangre no es una crítica a la sociedad, o una reflexión, es una demostración del día a día de los chicanos en Estados Unidos, de las decisiones a las que son sometidos, y cómo tienen que pelear para llegar a un desenlace que les permita sobrevivir. Uno es lo que decide, pero ¿y si no tienes tantas opciones? ¿Hasta dónde estás dispuesto a llegar para cambiar tú destino?

Tal vez te interesen estas entradas

facebook