Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine
Enzo Staiola y Lamberto Maggiorani, en Ladrón de bicicletas

por Daniel Rios Rocha

Muchas son las corrientes cinematográficas que han existido a lo largo de los más de 100 años de historia del cine. Hoy hablaremos un poco sobre el Neorrealismo Italiano.

Del teléfono blanco al Neorrealismo


El Neorrealismo Italiano es una forma de encarar el cine. Como toda corriente, surge bien enraizada en su contexto concreto; la Italia de post Segunda Guerra Mundial. Si pudiéramos hablar en términos de vanguardia, el Neorrealismo surge como una respuesta a las producciones cinematográficas del régimen fascista de Benito Mussolini, las conocidas películas del teléfono blanco.

Las películas del teléfono blanco se caracterizaban por ser producciones donde se retrataban a cierta clase social italiana; clase media o alta. Las historias eran mas bien comedias ligeras o francamente propagandistas del régimen fascista. El mote viene de que en toda esas películas, siempre había una escena donde aparecía dicho artefacto.

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine
Benito Mussolini y el fascismo italiano

Con la caída del régimen de Mussolini y una Italia devastada, surgieron nuevos directores influidos por dos corrientes potentes de aquel momento: 1) El cine soviético, marcadamente por Serguéi Eisenstein, y su Acorazado Potemkin (1925), Octubre (1928), de Grigori Aleksándrov, y La Madre (1926), de Vsévolod Ilariónovich Pudovkin, y 2) El realismo poético francés con cintas como La gran ilusión (1937) y Noche en la encrucijada (1932) de Jean Renoir, Bajo los techos de París (1930) de René Clair y El signo de la muerte (1934) de Jacques Feyder. Los nuevos directores veían la necesidad de mostrar la Italia de verdad, la Italia profunda, con personajes cotidianos y escenarios que se apegaran a la realidad de la Italia de aquellos años.

Visconti y el Neorrealismo Italiano


Sin duda, Luchino Visconti es el primer director del Neorrelalismo. A partir de Visconti, el cine neorrealista se planteó narrar la cotidianidad de la Italia de la posguerra, los personajes serán en adelante, el vulgo empobrecido y sus dificultades de sobrellevar una vida en medio de la precariedad y la pobreza.

Sus escenarios no serán los grandes sets de rodaje, como lo eran desde entonces en el cine americano, en contra partida, el cine neorrealista utiliza escenarios naturales; calles, casas, o espacios públicos con muy poco o con nada de decoración, acercaban al efecto de realismo que buscaban sus directores, muy cercanos al documental.

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine
Luchino Visconti, 1972

En el Neorrealismo Italiano se utilizaron muy pocos actores profesionales. La idea de mostrar la realidad, posibilito que en muchas de estas producciones, actuaran personas comunes y corrientes, los actores profesionales fueron muy pocos. Del mismo modo, sin descuidar la imagen y los encuadres, el peso fundamental recaía en los diálogos, las situaciones y la postura moral de los personajes y sus historias.

La idea central que estaba de bajo, era hacer del arte cinematográfico una justificación de la crítica, un medio de protesta de la situación real del país, tomando distancia de Hollywood, donde el cine era visto fundamentalmente como una forma de entretenimiento.

Los directores y las cintas que hay que ver:


Luchino ViscontiOssessione de 1943, Bellissima de 1951 y, Rocco y sus hermanos de 1965.

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine

Roberto Rossellini: Roma, ciudad abierta de 1945

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine

Vittorio De Sica: Ladrón de bicicletas de 1948, ganadora del Oscar al mejor film extranjero.

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine

Renato Castellani: Dos centavos de esperanza de 1952, ganadora de la Palma de Oro Festival de Cannes.

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine

Federico Fellini: Los inútiles de 1953, ganadora del León de Plata en el Festival de Venecia, con música de Nino Rotta y, La strada de 1954, ganadora del Oscar a la mejor película extranjera y León de Plata en el Festival de Venecia.

Neorrealismo Italiano, otra forma de hacer cine

El Neorrealismo Italiano es sin duda una de las corrientes cinematográficas más potentes de la historia del cine. Su influencia inmediata la encontramos claramente en las primeras cintas de Martin Scorsese como Taxi Driver o Toro Salvaje, y en la actualidad, como no mencionar a Roma, de Alfonso Cuarón, donde claramente esta cinta es un homenaje a dicha corriente del séptimo arte.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook