Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)

por Santiago Salvador Belmonte Calderón 
(El Gato Morrongo)

No sé porque me siento tan desgraciado por amarte


No hay nada loable ni admirable en el hecho de aprovecharse de los sentimientos de otra persona para obtener un beneficio egoísta, tampoco lo hay en hacer sufrir a alguien para sentirse bien, por diversión. Es un acto muy vil, y como dirían los Stones un “Triunfo Deplorable”. En la primera etapa pop del grupo, en los años 60´s de la mano de Brian Jones (mucho mejor que la segunda en los 80´s lidereados por Mick Jagger) hubo una lastimera canción de nombre “I dont know why” en dónde Jagger sufría y se retorcía ahogándose en sus propias lágrimas en una magnífica interpretación conmovedora, al tiempo que Keith Richards hace sonar dramáticamente su guitarra y Brian Jones instrumenta con trompetas apocalípticas y un piano románticamente trágico. La funesta letra genera mucha compasión hacia el personaje mientras dice “Tú siempre me trataste como un tonto; me lastimaste cuando estaba débil ….ese es tu amor.” (Esta última frase con un notable dejo de rencor) “No sé porque me siento tan desgraciado por amarte, pero te amo” y ahí comienza a llorar Jagger. Difícil imaginar a quién pudo haberle dedicado Jagger esa letra,  quizás era una letra de Keith Richards, o se basaba más bien en las vivencias y frases de Brian Jones (como sucedía con muchas de sus canciones de la época).


Los Rolling Stones, no son conocidos en su papel de víctimas, sino todo lo contrario. Brian Jones, y sobre todo Mick Jagger son famosos por convertir en despojo a cualquier persona que les entregara el corazón, sin importar si era la Baronesa Marianne Faithful o la Supermodelo Jerry Hall. Es por esto que si hubo mujeres que deliberadamente se aprovecharon de los Stones y los dejaron llorando en un charco de sangre, merecen un reconocimiento. No hablaremos acá de chicas como Linda Keith o Anita Pallemberg, sino de aquellas que hicieron esto de manera premeditada.

Cierro mis ojos, son las tres de la tarde, entonces me doy cuenta que ella de verdad me dejó.


En 1997, el estado de depresión de  Mick Jagger era tan alto que empezó a tararear una canción por encima de “Constant Craving” de K.D. Lang. Aunque la música no era de él, le pareció que iba perfecta con la letra en dónde estaba derrochando todos sus sentimientos sin filtro alguno, y decidió presentarle a Keith la canción como propia. Richards hizo algunos arreglos y la banda grabó la canción, sin embargo mientras Keith la escuchaba en su casa; su hija Angela y Keith Moss, amiga de la familia (por cierto muy parecida a Twiggy) que introdujo a Johnny Deep en el círculo de Richards, cantaron la letra original por sobre la canción de los Stones. Así descubrió que se trataba de un plagio, y tuvo que llamar a la disquera para persuadirles de poner en los créditos de composición a K.D. Lang, sin consultarle y sin decirle tampoco a Jagger. Lang se alegró cuando supo de las regalías que recibiría por el único éxito que había escrito, así que agradeció a los Stones. Por su parte, a pesar de todo; Jagger insistió en que esa canción debería ser el primer sencillo del “Bridges to Babylon”, según muchos críticos el mejor álbum de la banda en las últimas 3 o 4 décadas. En ese disco los Stones se adentraron a los 90´s, de la mano de Jagger (hay que decirlo, no sólo fue responsable de las malísimas producciones de los 80´s). Escuchamos algunos ecos del grunge y el rock gótico, la utilización de sampleos y distorsiones de voz; e incluso en la canción mencionada, Jagger se aventura a rapear por  primera y única vez hasta la fecha al menos. La letra es tan profunda y lastimera, al final Jagger desconcertado dice “….a veces creo que ella sólo existió en mi imaginación” ¡Y el vídeo! Pero comencemos la historia por dónde debió comenzar.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)


Los labios más famosos de los 70´s fueron sin duda los de Mick Jagger y John  Voight. Si estás leyendo esto seguramente sabes quién es Mick Jagger, aunque posiblemente no sepas quien fue Voight. En los años 70´s el cine de Hollywood estaba en su apogeo, había excelentes actores y magníficos argumentos esta fórmula de buenos actores y buenos argumentos que se volvió simplona y festiva en los 80´s, y seria y sombría en los 90´s; pero sin bajar mucho la calidad de las producciones. Posteriormente los efectos especiales, las pantallas verdes, la animación por ordenador y toda la alta tecnología dejaron en tercer plano las actuaciones, y se olvidaron de los argumentos. Pues bien, en ese gran cine de los 70´s John Voight comenzó su carrera ascendente en el filme de culto “Vaquero de Media Noche”, al que le siguieron muchos grandes éxitos. Desde finales de los 80´s hasta inicios de los 2000´s pareciera que todas las hijas de los vaqueros famosos decidieron alcanzar la fama usando la misma fórmula. La hija de John Barrymore comienza deslindándose del papel de “niña buena” y protagoniza colosales escándalos que implican sexo y drogas; posteriormente abandera cuanta causa filantrópica se le ponga enfrente; la hija de  Billy Ray Cyrus hace exactamente lo mismo; y la hija de John Voigh también. Drew Barrymore vio su carrera desaparecer sin dejar ningún legado para la posteridad. Lo único recordable es que a cada rato anunciaba que había dejado las drogas (supongo que las dejaba en un lugar muy seguro, porque al siguiente día los titulares anunciaban otro escándalo narcótico y días después las dejaba nuevamente). Miley Cyrus se eclipsó en cuanto algún gracioso evidenció su parecido con el también efímero Justin Bieber. Al parecer sólo la hija de John Voight pudo labrar una carrera, además de que nunca se promocionó con el apellido del padre, sino que se presentó simplemente como Angelina Jolie.


Angelina consiguió colarse en el mundo de los Stones de la misma manera que lo harían muchas artistas desconocidas (y otras no tanto). Al igual que muchas otras, entre ellas Madonna, Angelina Jolie decidió seducir a Jagger a cambio de poder adentrarse en “el medio” (aunque ella no lo necesitaba, pues tenía a su padre. Pero deseaba abrirse camino por sí misma). En otro capítulo hablaremos sobre Madonna, Tina Turner y otras celebridades que mantuvieron un romance con los Stones; pero lo cierto es que ninguna de ellas logró hacerle tanto daño a Jagger (el Tiranosaurio Rex del machismo) como la en aquel entonces muy joven Angelina Jolie.

Leer Some Girls: las mujeres que forjaron a los Rolling Stones Parte 01

Angelina estaba casada con el cantante Jonny Lee Miller, y Jagger tenía una relación “estable” con Jerry Hall, sin embargo después de que la conociera en una fiesta; Jagger le insistía por una salida, llegando a dejarle infinidad de mensajes en la contestadora. Mick llegó a rogarle a la madre de Angelina, la actriz Marcheline Bertrand, la que intercedió por el rockero que consiguió algunas citas con Jolie, e incluso pasar un fin de semana juntos en Palm Beach, Florida. La obsesión de Jagger creció junto con los mensajes, los regalos, las llamadas, los llantos y las súplicas; hasta que Charlie Watts (el baterista de los Stones) acongojado con el sufrimiento de su amigo decidió encarar personalmente a Angelina. Watts comenzó una ligera amistad con Jolie, incluso le enseñó a tocar la batería; y ella salió con Jagger otro tiempo para hacerle un favor a su amigo. Aun así, en cuanto se aburrió de Jagger lo dejó sin más explicación.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)


Angelina Jolie hizo una carrera exitosa, dejó atrás los escándalos, y sus múltiples labores altruistas parecerían tener un fundamento más sincero que el de sus dos compañeras cowgirls (aunque debe ser muy ingenua si cree que la manera de ayudar a un pueblo que vive en la miseria es adoptar a todos los niños que le sea posible). En la época en que Brad Pitt era el soltero más codiciado de Hollywood, Angelina lo atrapó en sus redes convirtiéndolo en un monigote que iba atrás de ella a todas partes. En los años que duró su relación, Pitt pareció envejecer el doble que ella, quien lo dejó sin mucho esfuerzo. En cuanto los Stones sacaron su famoso sencillo, era obvio que tenía que haber un vídeo musical de este, para el que Jagger (en un gesto tipo “acábame de matar pa que me dejas herido”) le pidió a Angelina que protagonizara el vídeo, en dónde una Angelina indolente hace sufrir al pobre Jagger. Ella aceptó gustosa la oportunidad de humillar públicamente a Jagger en su propio vídeo y a petición de él mismo. Así es esta mujer que convirtió en un zombie al Aquiles de Hollywood e hizo pedazos al Tiranosaurio del Rock´n Roll.

¿No me quieres, niña?


Entre las noticias de Keith Richards que parece que cada día tiene una ocurrencia nueva, y la reciente operación de Mick Jagger, más los sucesos de la gira actual de los Stones, pareciera imposible sacar otra noticia sobre alguno de los miembros o exmiembros de la banda. Sin embargo a inicios de este mes (mayo 2019) el bajista original de los Stones fue noticia durante varios días, luego de que numerosas manifestaciones reales y virtuales boicotearon la presentación y las proyecciones de una película biográfica sobre la vida de Wyman, dirigida por Oliver Murray. La película “The Quiet One” cuanta la vida de Wyman, pero es la parte donde habla de su exesposa Mandy Smith lo que indignó a los medios.

Bill Wyman es uno de los Rolling Stones más creativos, no es sólo el que tiene más álbumes solista, sino también el que tiene las producciones de mejor calidad tanto musical como técnica. Los intentos de Mick Jagger de ser un cantante pop se estampan en la crítica; en cuanto a Richards, la mayoría de sus trabajos como solista carecen de producción, a veces son descaradamente piezas sin terminar que presenta ante un público conformado por sus admiradores, que indulgentemente aceptan todo lo que venga del Maestro. Charlie Watts se encierra en discos de jazz dedicados sólo a los conocedores de este género, Ronnie Wood intenta imitar a Keith Richards (pero le faltan los admiradores indulgentes), las obras de Mick Taylor son completamente intrascendentes; en cuanto a Brian Jones, su trabajo es buenísimo, pero escaso debido a su prematura desaparición. Con Bill Wyman es muy diferente, sus trabajos son realmente dignos de ser escuchados aunque no seas fan de los Rolling Stones, creo que es el Stone más infravalorado.

Wyman era “el viejo” de la banda, pertenecía a una generación anterior, no le gustaba el pop como a Jagger, el country como a Richards, el blues como a Brian ni el jazz como a Charlie. Él era un “Teddy Boy” de los 50´s; le gustaba el verdadero Rock´n Roll. En la época en que los Rolling despreciaban este género por considerarlo falso y comercial, Bill trataba de que revaloraran sus opiniones. Con el tiempo los Rolling Stones se considerarían la “Banda de ROCK´N ROLL más grande sobre la tierra”, realizarían covers de rock´n roll, tocarían con muchos de los grandes, se harían admiradores de Elvis, Jerry Lee, Little Richard y muchos más. Esto se lo deben a Bill Wyman, aquel adulto que cuando se integró a la banda ya tenía una esposa, un hijo y un empleo estable.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)


No obstante su madurez; cuentan que los Stones tenían como deporte el ligue; que llevaban la cuenta de cuantas chicas se habían llevado a la cama cada uno de ellos, y que hasta finales de los 60´s el segundo lugar lo tenía el líder del grupo, Brian Jones (130 chicas), y el tercer lugar Jagger sólo 30), el vocalista; pero el primer  lugar era no para el guitarrista (como se esperaría de toda banda de rock) sino para el bajista: Bill Wyman (278 mujeres y a sólo dos años de formada la banda). Bill Wyman que en sus veintes tenía más conquistas que el líder de la banda, que se destacaría por mantenerse alejado de los escándalos protagonizados por Jones, Jagger y Richards, entraría a finales de sus cuarentas en un infierno orquestado por quien era casi una niña.

Mandy Smith acababa de salir de un internado católico cuando ya modelaba para Katherine Hamnett y para la marca Boy aunque sólo tenía 13 años. Gracias a su apariencia trabajaba al lado de modelos adultas, por lo que cobraba mucho más que una modelo de “adolescentes” (que cobran apenas un poco más que los modelos infantiles, generalmente). Mandy se infiltraba en las glamurosas fiestas del mundillo del arte, la moda y la música de la mano de su hermana Nichola, quien la presentaba con posibles prospectos adinerados y famosos que ignoraban que trataban con una menor de edad. Así en 1983 conoció a Bill Wyman en los premios BPI a sus 13 años, mientras Wyman tenía 47; después de algunas salidas junto con Nichola, la pareja inició una relación (para entonces Wyman conocía la edad de Mandy, al igual que el resto de los Stones, pero no así la mayoría de sus allegados y conocidos, con los que la pareja asistía a fiestas y reuniones).

Gracias a los contactos de Bill Wyman, Mandy comenzó una carrera como cantante pop a los 16 años que la hubiera catapultado a la fama de no ser porque los medios la boicotearon debido a su relación con el Rolling Stone (decidieron que sería un mal ejemplo para los jóvenes, e incluso se rehusaban a entrevistarla. El hecho de convertirse en una estrella del pop de la noche a la mañana, sumado al acoso salvaje propinado por la prensa fue demasiado para Mandy que inició la serie de transtornos bipolares que inspirarían el tema “Seventeen” de Bill Wyman, y se tranquilizarían cuando Bill le propuso matrimonio, mismo que se llevó a cabo cuando ella cumplió la mayoría de edad. Pero esto no detuvo los ataques de la prensa que continuaban llamándola “niña”. Hay que agregar que 20 años atrás los medios habían iniciado una campaña gerontofóbica contra los Rolling Stones en venganza por los malos tratos de los que eran objeto durante las giras de finales de los 70´s y los 80´s (malos tratos que eran a su vez la venganza de los Stones por la campaña sucia de la prensa durante los 60´s y 70´s que los llevó a la corte varias veces, e incluso a Mick Jagger, Kaith Richards y Brian Jones a prisión). A pesar de que existían en aquel momento artistas de la misma edad o incluso más “viejos” que los Stones (que andaban en sus 30´s) la prensa los tildó de “viejos ridículos”, estigma que a la fecha pesa sobre los Rolling, dificultándoles el ser tomados en serio por gran parte del público. Esto nunca les sucedió a Paul Mac Cartney, The Who y otros artistas contemporáneos, ni a otros más veteranos como Frank Sinatra, Chuck Berry o los Beach Boys (que siguen activos y se siguen llamando “Boys”), tampoco a artistas y grupos que ya han pasado de sus 30´s (edad en que los Stones eran unos “ancianos” según la prensa) como U2, Oasis, Cher, etc. Es extraño que la diferencia de edades fue usada para atacar a Bill Wyman cuando a inicios de sus 50´s se casaba con Mandy de 18, y no cuando Ron Wood a finales de sus 60´s salía con Ekaterina de 21.

Leer Some Girls: las mujeres que forjaron a los Rolling Stones 02

Mandy y Bill se casaron en 1989, los continuos ataques por parte de la prensa contribuyeron al divorcio dos años después. Wyman cayó en un severo estado de depresión e incluso abandonó la banda de la que había sido parte desde sus inicios. La carrera de Mandy que había sido impulsada por Wyman, se vino abajo, así que ella publicó un libro autobiográfico en 1993, dónde narraba como el “malvado Bill Wyman” la sedujo con engaños, llegando a contar muchos detalles de la vida privada del bajista. En ese año Mandy se casó con el futbolista Pat Van Den Huawe, esperando que le ayudara a regresar a los titulares, pero no fue así, por lo que se divorció de él dos años después. En 2001 se comprometió con un modelo de Vanity Fair, con quien tuvo un hijo.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)
Foto: Rolling Stones Stories


Un dato curioso que extrañamente no fue utilizado por la prensa para acrecentar el escándalo: el mismo año en que Mady y Bill se divorciaron, la madre de Mandy (que tenía 47 años en ese momento) se casó con Stephen, el hijo de 30 años de Wyman, dos años después también se divorciarían. Quizás la prensa decidió no publicitar este hecho ya que hubiera evidenciado que algo extraño sucedía no sólo con la familia Wyman, sino también con los Smith, y le hubiera quitado a Mandy el papel de víctima.

Mandy Smith trató de hacer carrera como maquillista y como articulista en una revista de moda; finalmente decidió volverse abstemia y vegana y “encerrarse en la iglesia” en Manchester; desde dónde escribe para una revista católica. Todos hemos conocido más de una historia de chicas que salen de la “escuela de monjas” para correr frenéticamente al mundo del “sexo, drogas y rock´n roll” (aunque a veces no haya ni drogas ni rock´n roll de por medio. Habrá que reflexionar en lo que sucede con la educación católica, lo que inculcan y lo que hacen para que sus víctimas corran al extremo opuesto en cuando tienen la primera oportunidad).  Lo cierto es que Mandy fue hasta cierto punto lo bastante inteligente como para saber lo que quería y cómo conseguirlo. De su único álbum en 1987 se desprendieron cuatro sencillos bastante exitosos a pesar del boicot de los medios; la canción “I just cant wait” fue remezclada en 1992 y 1995, siendo un éxito en las dos ocasiones. En 1989 hizo un cover de la canción “Dont you want me baby?” de The Human League; en la versión original, un hombre despechado se jacta de que todo lo que la chica que lo abandonó tiene se lo debe a él.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 03)


En esa época había muchas canciones similares, las mujeres se volvían más independientes y los hombres no tenían idea de cómo “lidiar” con eso; Robert Hazard se quejaba amargamente de que las mujeres sólo se aprovechaban de los hombres por diversión en su cásico “Girls just wanna have fun” en 1983. En ese mismo año, Cindy Lauper le respondió a Hazard, haciendo una versión de su clásico que se volvió más famosa que la original; en la versión de Lauper, las mujeres justificaban su actitud y su repudio a ser tratadas como trofeos. Human League hizo lo mismo con su propio clásico, al que le agregaron una estrofa en dónde la mujer decía que en realidad no le debía nada al tipo, que ella había logrado sus triunfos por mérito propio. Human League se encargó de difundir más la nueva versión y casi desaparecer cualquier referencia a la original. Mandy versionó ese mismo “autocover” dándole un enfoque aún más femenino y feminista; y aunque los medios se encargaron de no difundir mucho la versión de Mandy Smith, a la mayoría de quienes la hemos escuchado, nos gusta más esta tonadita popera y sincera de Mandy que la pretensiosa,  gótica y postpunk canción original.


Quizás en este caso sería muy dudoso hablar de culpables e inocentes, pero es claro que Mandy Smith era una persona con mucho carácter, una gran fuerza de voluntad, y una determinación férrea para alcanzar sus sueños. En cuanto al documental sobre Wyman, volverán a intentar estrenarlo el 21 de junio de este año.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook