Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)



Autor: Santiago Salvador Belmonte Calderon 
(El Gato Morrongo)

Ella estrelló tu carro, ella gastó tu dinero


A diferencia de las pasivas mujeres retratadas en las letras de la música pop de los años 60s, bellas musas que esperaban estáticamente la adoración de Lennon y McCartney; los Stones retomaron el papel activo y poderoso que tenían las mujeres en las letras del viejo blues afroamericano. No es de extrañar que mientras las únicas mujeres realmente empoderadas que se acercaron a los Beatles eran Astrid Kirchherr y Yoko Ono; en la banda rival desfiló todo un ejército de verdaderas guerreras. Hoy continuaremos reseñando a las mujeres que no sólo inspiraron, sino que forjaron lo que hoy son los Rolling Stones.


Ni caballos salvajes podrán arrastrarme lejos


El Marqués de Sade es mundialmente famoso, una figura de la cultura popular cuyas historias le dieron nombre a una psicopatía: “Sadismo”. El sadismo es casi siempre asociado también con su contraparte (o complemento) llamado “Masoquismo”, nombrado en honor al Barón Leopold Von Sacher Masoch, un noble austriaco del siglo XIX en cuyas historias describe este comportamiento ampliamente. Su novela “La Venus en (abrigo de) Pieles” (“Venus in Furs”) influyó enormemente en los principales artistas del Glam Rock de los años 70s. Su descendiente directa por línea materna, la Baronesa Marianne Evelyn Gabriel Faithfull Von Sacher Masoch, mejor conocida como “Marianne Faithfull” tuvo una influencia en los Rolling Stones quizás tan grande como Anita Pallemberg.

Marianne Faithfull nació en Londres, y creció rodeada de los lujos, costumbres y privilegios de la aristocracia austriaca. Mantuvo una relación con el aristocrático galerista John Dunbar (responsable en parte de la simbiosis entre las artes plásticas en la música pop inglés, elemento que le dio una característica muy poderosa al rock británico de finales de los 60s y durante todos los 70s y 90s). Andrew Oldham, al iniciar su carrera como manager de los Rolling Stones (sustituyendo a Brian Jones que cumplía tal papel además de ser líder, miembro fundador de la banda y mentor de Jagger y Richards en el mundo del blues) comenzó a llevar a Jagger a las fiestas de la “alta sociedad”. Jagger y Olham, como muchos miembros de la clase media sienten cierta fascinación por la oligarquía y por el proletariado; dos mundos a los que no pertenecen, pero buscan su identidad en ellos (la burguesía es la adolescencia de las clases sociales); Olham notó que Jagger admiraba y envidiaba el comportamiento de Richards (miembro de la clase baja) y de Jones (perteneciente a la clase alta); y si quería que Jagger sustituyera a Jones como líder del grupo (ya que era más manipulable, creía Olham) necesitaba acrecentar su confianza frente a su rival, hacer que el ahora “Sir” Mick Jagger se sintiera parte de ese mundo.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)
Marianne Faithfull 


En una de esas fiestas, Olham le presentó a Marianne a Jagger. Mick Jagger intencionalmente le derramó la bebida en el carísimo vestido y murmuró un improvisado discurso sin sentido sobre la lucha de clases. Jagger se sintió acorralado en ese mundo, e intimidado por  esa mujer que consideraba superior a él; así que actuó de manera agresiva. Olham alentaba a Jagger y Richards para ser los compositores de la banda, mientras por otro lado desalentaba los intentos de Brian Jones por componer. Brian Jones cobraba más dinero por ser el líder, además era el dueño del nombre; si Jagger y Richards hacían las canciones cobrarían más por las regalías e irían dejando a Jones cada vez más atrás, pensaba Olham y acertó. Olham le prometió a Marianne hacerla artista pop, y que Jagger y Richards compondrían una canción para ella. A Marianne le aburría su vida sofisticada en las cortes europeas, deseaba ser una mujer libre, no una princesita de cuento de hadas; así que aceptó el ofrecimiento.

A sugerencia de Olham, Jagger se disculpó con ella por el incidente en la fiesta, Olham encerró a Jagger y Richards en una cocina y amenazó no dejarlos salir hasta que hubieran compuesto una buena canción. Una canción para ser cantada por una princesa, una niña rica pero inteligente. Surgió una balada llamada “As time goes by”, cuyo nombre tuvo que ser cambiado a “As tears go by” ya que ya existía otra canción con ese título. En 1964, la canción fue el primer éxito de Marianne, después cuando los Beatles lanzaron “Yesterday” los Stones versionaron “As tears go by” para competir con el éxito de Mc Cartney, posteriormente Brian Jones la versionó en italiano para entrar directamente al mercado de ese país (al igual que todas las contribuciones de Jones, no fue acreditada).


Aunque Marianne se casó en 1966, dejó a Dumbar un año después para irse a vivir con Mick Jagger, llevándose con ella a su hijo Nicholas. Al inicio, Marianne prefería relacionarse con Brian Jones y Anita Pallemberg que con Jagger, Richards y Olham, puesto que con ellos encontraba temas de conversación más interesante, ya que en ese momento para Jagger la literatura se limitaba a las obras de Marx y Lenin, y para Richards a los panfletos sindicalistas ingleses. Marianne inició a Jagger en la literatura y el arte; todas las alusiones a Lewis Carroll u Oscar Wilde en las letras de los Stones, vienen de Marianne.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)


Hubo dos obras que ella le presentó a Mick con las cuales se sintió más que fascinado: Una es el libro “El Maestro y Margarita” de Mihail Bulgakov; en dónde Lucifer cuenta su historia desde la crucifixión de Jesús hasta la instalación de socialismo en Rusia. Esto serviría de inspiración para la canción “Simpathy for the Devil” en dónde Marianne, Anita y Brian hacen los coros. La otra es una pieza de performance experimental cuyo título y autor se han perdido aparentemente en el tiempo; en esta obra los bailarines salían de dentro de una boca roja que mostraba la lengua; diez años después este sería el logotipo de los Stones (en los 60´s era una mota negra con 6 puntas, diseñada por Brian Jones).

En 1967 la prensa inició su campaña contra los Rolling Stones, aunque en esa época no los molestaban por su edad, sino por su afición a las drogas. Los periodistas se enteraron de una fiesta dada en casa de Keith Richards y avisaron a las autoridades. La policía llegó justo después de que George Harrisson partiera, y se encontraron con una gran cantidad de drogas en poder de Jagger, Richards y Marianne, ella se encontraba en el piso superior de la casa vestida únicamente con una cobija de pieles que dejaba caer de vez en cuando para tratar de seducir a los policías. Se dice que ella estaba “jugando” con un chocolate Mars cuando los policías llegaron, lo que dio lugar a una broma a raíz de la propaganda de Mars en esa época “Sólo un chocolate Mars puede llenar ese hoyo” (la estrategia de Mars, al igual que actualmente Snickers, era promocionar su producto como algo que te quitaba el hambre, el hoyo al que se refiere originalmente es el “vacío en el estómago”).

Richards y Jagger fueron arrestados; la familia de Marianne movió sus influencias para que ella no fuera involucrada en el asunto, ni siquiera aparecía su nombre en la prensa, aunque todo el mundo sabía quién era la chica del chocolate Mars y la cobija de pieles. Después de esto (y mientras Brian Jones entraba y salía de prisión por los mismos motivos) Marianne convenció a Jagger de concertar una “Cumbre” con los representantes de “la sociedad”. Así se televisó un encuentro entre Jagger, altos jerarcas de la Iglesia Anglicana, representantes de la nobleza, empresarios y políticos de derecha interesados genuinamente en entender que estaba sucediendo con la juventud de la posguerra. Este suceso sigue siendo algo único en la historia, sólo comparable a lo sucedido en Belgrado por la misma época, durante el verano del 68 cuando Tito se reunió con los líderes del movimiento estudiantil, para declarar al terminar el encuentro: “Los estudiantes tienen razón”.

Faithfull escribió y compuso las canciones “You can´t allways get what you want” y “Sister Morphine”, además de colaborar en otras muchas como “Wild Horses”. Se dice que después de la muerte de Brian Jones, Marianne quiso suicidarse pues se sentía responsable por haber encubierto lo que sucedía alrededor de Jones. Ahí en el hospital escribió la magníficamente terrible y depresiva “Sister Morphine”. Jagger la visitó una única vez en el hospital, suponiendo que pronto moriría, ella le dijo la frase “Ni caballos salvajes podrán arrastrarme lejos”, que usaron en la composición “Wild Horses” (que aunque la frase es de Marianne, muchos dicen que fue escrita por Gram Parsons, y de hecho su banda la lanzó antes de los Stones. La sorpresiva muerte prematura de Parsons nos deja sin respuesta a esa pregunta).

Después de salir del hospital, Marianne abandonó a Jagger, según Anita Pallemberg, si alguna de ellas dijera a la policía lo que sabían de la muerte de Brian; Jagger y Richards irían a prisión seguramente. Mick Jagger trató de volver con Marianne desesperadamente, así que ella decidió engordar mórbidamente. Faithfull conocía muy bien a Mick, y dijo haber engordado conscientemente, sabiendo que a Jagger su imagen le importaba demasiado, y nunca querría ser visto con una mujer así.

Marianne sintió que había defraudado a su círculo social y a la clase media inglesa que al inicio veía en ella una “buena chica” un ejemplo a seguir. Se volvió adicta a la heroína y otras drogas, vivió en la calle en Soho, como una indigente más, se hizo novia del cantante de punk Ben Brierly de la banda neoyorkina “The Vibrators” y se mudó a Chelsea en un apartamento sin agua caliente ni electricidad.


En esos tiempos grabó algunos álbumes y colaboraciones con artistas como David Bowie. Su voz no era la misma, sus cuerdas vocales estaban destrozadas, sin embargo fue una artista influyente en el punk y el rap de los 70s y 90s. En 1990 participó en el “The Wall” de Roger Waters en Berlín, junto con Jerry Hall, otra de las mujeres más influyentes en los Stones (era en ese momento la pareja de Mick Jagger).

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)


Como solista exploró muchos géneros que van desde la ópera hasta el rock industrial; colaboró con artistas como Metallica, Nick Cave, PJ Harvey. Actuó en 18 películas por las que recibió premios por su trabajo. Hasta la fecha ha grabado 24 discos desde 1965 hasta 2018; participó en más de 20 series y shows televisivos; y ha escrito hasta la fecha tres libros.  Durante su vida al lado de los Rolling Stones se mantuvo siempre más afín a Jones y Anita que a Jagger y Richards. Incluso llegó a grabar un video al lado de Anita Pallember, ya en su edad madura. La Baronesa Marianne Evelyn Gabriel Faithfull Von Sacher Masoch se siente ahora más orgullosa de su cultura austriaca, y continúa siendo un artista vigente.

Sé mi novio ahora


Veronica Yvette Bennett, famosa bajo el nombre de Ronnie Ronette, y actualmente Ronnie Spector, fue la voz principal del “girl group” The Ronnettes a inicios de los 60s. En aquella época, ese tipo de alineaciones se trataba sólo de hermosas coristas cuyos miembros eran difíciles de identificar entre sí, e incluso entre los otros grupos parecidos. Ronnie salió del molde por su forma de ser, se le consideró la “chica mala” la “mala influencia” que en su forma de cantar incluía muchas figuras del blues y el góspel, en una época en que se supone deberían cantar “cosas lindas”.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)
Ronnie Spector

La primer gira organizada por Olham para los Stones fue al lado de grupos pop como los Everly Brothers y The Ronnettes, ahí Ronnie conoció a Keith, y mantuvieron una relación a escondidas de Phil Spector, ya que el productor estaba enamorado de Ronnie y su apoyo al grupo dependía de sus esperanzas en tener una relación con ella (al final estuvieron casados entre 1968 y 1974). Keith recuerda que ella lo miraba desde el escenario cuando canta “Be my Little baby, be my baby now”. Ronnie grabó tres álbumes con las Ronnettes y seis solista, manejando su carrera por sí misma e incluso editando recopilatorios y organizando una gira de reencuentro con las Ronnettes.


Keith Richards recuerda estar muy enamorado de Ronnie, vivir una relación entre cuyos incentivos se encontraba que debían esconderse todo el tiempo para evitar la ira de Spector.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)

En la actualidad Keith y Ronnie mantienen una buena amistad, grabaron el tema de Ike y Tina Turner “Work Out Fine” en Nueva York a inicios de siglo, al escuchar la grabación se puede notar la química entre estos dos, se siente que realmente pasaron un muy buen momento grabando. El estudio estaba muy cerca de las torres gemelas, y grabaron la canción un día antes del atentado, por lo que no continuaron con los otros temas que habían planeado y la canción se incluye en un álbum de Spector.

Ella es la mujer más tierna que jamás he conocido


Ekaterina Ivanova (Katya) tenía sólo 20 años cuando anunció su relación con Ronnie Wood, de 62. Era 2009, aún no se desataba esa ola efebofóbica que inunda la sociedad actual, atrás había quedado el escándalo protagonizado por Bill Wyman y Mandy Smith (lo cual reseñaremos en el siguiente capítulo), y la pareja pudo vivir su relación en relativa tranquilidad. Ekaterina tenía ya dos años viendo a Ronnie, ella era una mujer salida de las clases bajas de la Rusia postsoviética, cuyo afán de superarse a sí misma y no vivir en el anonimato la llevó a participar en la edición rusa de “Big Brother”, en dónde su personalidad, bagaje cultural y belleza cautivó a la audiencia de ese enorme país. Ekaterina habla varios idiomas, conoce de arte, literatura, filosofía y política.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)
Ekaterina Ivanova


La relación con Katya llevó a uno de los menos publicitados de los Rolling Stones a aparecer en los titulares de las revistas de chismes. Ekaterina trabajaba como camarera en un bar se Soho cuando conoció a Wood, quien quedó inmediatamente prendado de ella y comenzaron una relación de sólo 18 meses. Ella no sabía quién era Ronnie Wood, pero le pareció simpático el grupo con el que iba, así que se acercó a hablarles. Ekaterina accidentalmente dejó caer algo de ceniza de cigarrillo en los pantalones de Wood y este le reclamó, a lo que ella le respondió maldiciendo y alejándose. Ronnie fue tras ella, le pidió disculpas y le dijo que la amaba; de ahí se fueron juntos a su hotel, en dónde Katya probó por primera vez la cocaína.


Al principio todo era un cuento de hadas, hablaban de matrimonio, de hijos, de una vida juntos; hasta que aparecieron en escena el alcohol, la cocaína y la exesposa. Según Ekaterina, Wood era muy divertido, lleno de energía y grandes ideas, muy dulce y romántico; para ella era la relación perfecta tanto sexualmente como sentimentalmente e intelectualmente. Pero todo cambiaba cuando el alcohol empezaba a hacer de las suyas. Katya trató de llevar a Ronnie a AA, pero este no sólo se rehusaba, sino que la insultaba. Wood se la pasaba siempre perdido en alcohol,  era completamente imposible tratar con él,  la hacía pasar por muchos momentos vergonzosos debido a su adicción. Ronnie Wood trataba de ser Keith Richards, pero sólo hay un Keith, y este a pesar de vivir “eternamente borracho” sabe controlar y dosificar su adicción, cosa que Woodie no puede hacer. Según lo que Katya recuerda sobre esa relación, era como estar con un niño de 12 años, había muchos momentos divertidos, pero al final ella se sentía como una madre. Se dio cuenta que si ella había comenzado una relación con un hombre mayor era porque le atraía la madurez de su pareja, pero con Wood esa madurez sólo era física.

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)


Ron Wood fue arrestado luego de que lo vieron tratando de ahorcar a Ekaterina y arrastrarla por el suelo, pero ella nunca presentó cargos. Otro escándalo se dio cuando él dijo que pasaría la navidad con su exesposa Jo y luego declaró que Katya amenazó con suicidarse por esto. Ella jamás mencionó nada al respecto, pero sí declaró que la relación con Ronnie era una relación de tres (refiriéndose a Jo).

Some Girls: Las mujeres que forjaron a los Rolling Stones (parte 02)


Ekaterina volvió a su trabajo en el bar en Londres y a viajar en transporte público y comer ensaladas hechas en casa, nunca levantó cargos por maltrato, nunca le pidió un centavo a Ronnie Wood, y aun cuando los periodistas tratan de sacarle revelaciones agresivas o insultos hacia el Stone, ella se mantiene lo más discreta y respetuosa posible. Sin embargo para la mayoría de los fans de los Rolling Stones, Ekaterina Ivanova fue sólo una oportunista que trató de beneficiarse del “bueno de Woody”, y se refieren a ella despectivamente como “La Rusa”.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook