Cara de guerra (You talk the talk. Do you walk the walk)

Cara de guerra (You talk the talk. Do you walk the walk)


Autor: Javier Benitez Martínez

Título: Cara de Guerra (Full Metal Jacket)
País: Estados Unidos
Año: 1987
Dirección: Stanley Kubrick
Guion: Stanley Kubrick, Michael Herr, Gustav Hasford (Novela: Gustav Hasford)
Actores: Matthew Modine, Vincent D'Onofrio, R. Lee Ermey, Adam Baldwin, Arliss Howard, Dorian Harewood, Kevyn Major Howard, Ed O'Ross, Gary Landon Mills, Sal López, John Stafford, Kieron Jecchinis, Ngoc Le, Papillon Soo Soo, Bruce Boa.

Vamos a ver la cruda verdad de una guerra que marcaría a más de una generación en Estados Unidos. Full Metal Jacket es el ojo hipnótico de un Stanley Kubrick que nunca dejó de sorprendernos, y de arrojarnos a los límites de lo aceptable, siempre con una verdad incómoda pero pertinente. Por alguna extraña razón los nombres de los títulos de las películas en español no tienen mucho que ver con el original o son adaptados según la conveniencia. El título Cara de Guerra, no representa la complejidad y dinamismo de esta película.

Are you quitting on me?


Full Metal Jacket es más que una denuncia, o un grito salvaje acerca de la Guerra en Vietnam, es el Kafka de la guerra, donde puedes ver claramente la evolución de la cucaracha, representada por Vincent D'Onofrio, un soldado, algo suave, algo lento, no muy apto para la vida militar, que poco a poco se convertirá en un asesino sicótico dispuesto a todo. ¿Estados Unidos, crea soldados o asesinos sicóticos?

You forget your f-ckin' name?


A pesar de ser una película de guerra, Full Metal Jacket no cuenta momentos históricos, batallas cruentas llenas de acción, no es ni remotamente parecida a Saving Private Ryan, donde el heroísmo y el sacrificio son la máquina que las mueve. Kubrick nos cuestiona, nos acuchilla criminalmente con la verdad de un entrenamiento salvaje que más que crear soldados, los quiebra. Nos sacude una y otra vez, como un fuego de artillería sin receso. Full Metal Jacket nos muestra la derrota de Estados Unidos en una guerra que se perdió en el corazón, en la voluntad y el espíritu de sus ciudadanos.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook