Boris Novković ¿A dónde se van los amores perdidos?

Boris Novković ¿A dónde se van los amores perdidos?

Autor: Santiago Salvador Belmonte Calderón

Heredero de la Corona


Boris Novković podría ser de ese tipo de artistas generacionales que se desvanecen con el tiempo, esos cuyo único mérito es haber nacido en cuna de oro, como sucede con las “estrellas” del espectáculo en países como México, España y Colombia que simplemente heredaron el escenario y los reflectores gracias al trabajo, talento y audacia de sus padres y abuelos (últimamente también está sucediendo en los USA y en el resto de América; e incluso en países que fueran semilleros de talento como Italia o Rumania). 

Hijo de Novorđe Novković, uno de los principales compositores y empresarios musicales de la Croacia yugoslava que llegó a componer más de 2,500 canciones y vender más de 20 millones de discos. Nacido en Serbia, administrador y copropietario de Croatia Records (antes Jugoton), escribiría el himno “Druže Tito mi ti se kunemo” (“Te lo juramos, Camarada Tito”) a la muerte de Marshall Tito, que sería coreado con lágrimas durante dos décadas por más de una generación.

Con estos antecedentes realmente nada tenía que hacer el joven Boris más que colgarse de la fama de su padre y ser aclamado por la prensa internacional (como cualquier Enrique Iglesias o Alejandro Fernández y similares). 

Boris Novković ¿A dónde se van los amores perdidos?

Boris Novković y su relación con "Tamara"


Lanzó su primer álbum en 1986, vendiendo 120,000 copias, los siguientes álbumes (hasta la fecha 20) han tenido mucho más éxito. Pero fue en ese primer álbum donde se vio que Boris era algo más que un “niño de papá”. De entre las muchas baladas pop del disco destaca “Tamara” una sencilla cancioncilla escrita con el corazón (hay que recalcar que a diferencia de los “artistas” anteriormente mencionados, Boris Novković escribe sus temas y domina varios instrumentos). 

Esa simple canción de 5 acordes se convirtió en un himno quizás más importante que el que hiciera su padre, uno que seguirá siendo cantado aun cuando Tito, Yugoslavia, e incluso los estados actuales sean datos curiosos para los frikis de la historia. ¿De qué habla “Tamara”? Un tema universal e imperecedero: la chica deja al chico, aparentemente sin una explicación, o al menos una que él pueda aceptar, quizás por alguien más; la letra es tan corta que queda abierta a interpretaciones y cualquiera que haya tenido un desengaño amoroso puede apropiársela cómodamente aunque el motivo de su dolor no sea una chica llamada “Tamara”. La canción (en una traducción libre que hice tratando de ajustarme más al significado que al traslado literal) dice lo siguiente:

“Nuevamente pienso en ti esta noche
Para, al menos lastimarme, y sentir algo
“Es una batalla perdida” me dicen
No me importa. Moriré de amor

Coro:

¿Por qué me dejaste Tamara?
¿Por quién corrían tus lágrimas?
En mis sueños sigo tus pasos
¿A dónde se van los amores perdidos?”



Dajana, Emily y otras chicas, pero nadie como Tamara


Después de otros álbumes y baladitas pegajosas que se convirtieron en éxitos instantáneos, trató de repetir el éxito de “Tamara” cuatro años con “Dajana”, un tema con una letra más elaborada pero menos profunda con el que trató de representar a Yugoslavia en Eurovisión sin éxito, no obstante que es una muy buena cancioncita, muy pegajosa y fresca, al igual que el resto de su producción en aquella época. Partició con Dajana en un festival en Kuala Lumpur, convirtiendo esa balada pop yugoslava en un éxito en el sureste asiático.

Boris volvería a intentar otra balada tipo “Tamara” llamada esta vez “Emily” mucho más profunda que Dajana, pero con una letra más rebuscada, supuestamente más madura, más racional y menos intuitiva. Mala idea para una balada romántica, dónde se trata de jugar con las pasiones e impulsos del público objetivo, no con sus razonamientos. Sin embargo es una “canción muy buena” al igual que todas las de Boris. 



Eurovisión y los “ft”


A pesar de haber nacido en Sarajevo y ser hijo de padres serbios, Boris vivía en Zagreb cuando la separación de Yugoslavia, por lo que se le adjudicó la nacionalidad croata. Su caso no es único, era algo muy normal en la federación yugoslava. Para explicarlo pensemos en otra federación que nos es más familiar: los Estados Unidos Mexicanos; es muy normal que por ejemplo la madre sea de Veracruz, el padre de Oaxaca, el hijo nazca en Puebla y vivan en CDMX, si de pronto la federación se disolviera ¿Qué nacionalidad tendría esa familia? Gracias a esto, después de la desintegración de su patria, Boris por fin tuvo una muy merecida participación en Eurovisión, poniendo en alto el nombre de Croacia, en 2005.

Sinceramente toda su extensa discografía está compuesta por música fresca, digerible y pegajosa que en ningún momento llega a ser melosa y pesada. La madre de Boris Novković era maestra de música e instruyó a su vástago desde pequeño, por lo que no estamos ante un “Cristian Castro” que sólo está frente a las cámaras gracias a méritos hereditarios. Conforme va madurando va integrando elementos de la tradición balcánica, sobre todo la apasionadamente trágica música de bosnia. Aunque la verdad esto ya lo había hecho en “Tamara” pero de forma completamente intuitiva, después trató de alejarse de esas raíces y ahora vuelve a ellas, pero de manera más consiente (como en oscuro tema “Ti si tu”).

En la actualidad se han puesto tan en boga las colaboraciones estilo “ft”, en dónde dos artistas sin talento tratan de sumar talentos (¿?), o uno sin talento de colgarse de otro con talento o al menos con más fama. Novković utiliza este recurso, pero con otro objetivo; el de aportar más frescura a sus temas y al mismo tiempo ir con la tendencia (después de todo se sigue tratando de balada pop cuyo objetivo es ser muy comercial). Los artistas seleccionados para los “ft” de Boris son gente con tanto talento y trayectoria como él mismo, dando por resultado productos de calidad. 

Resumiendo; recomiendo la música de Boris Novković para quien quiera escuchar algo fresco, ligero y sin pretensiones, alejado de la monotonía repetitiva de la balada pop actual. Les aseguro que pasarán momentos muy agradables con estas canciones. 



Por cierto, si quieren ser el éxito de la fiesta en los Balcanes, pongan “Tamara” a todo volumen, y si además se saben la letra serán “más éxito”. Les dejo de regalo una versión en vivo de 7 minutos y la letra que pueden aprender en pocas horas (porque además la melodía es muy pegajosa).

“Noćas sam ti opet sam. 
Da me barem nešto udari. 
Bit' će rata, kažu svi, 
al' ja ću umrijeti od ljubavi. 

Ko mi tebe uze, Tamara? 
Prodala si suze drugima. 
Noćima ja sanjam tvoje tragove. 
Kuda idu izgubljene djevojke?”


Tal vez te interesen estas entradas

facebook