Crónica de una muerte anunciada

Autor: Alan Fernando Padilla Dávalos

El asesinato de Santiago Nasar, de Gabo

Gabriel García Márquez fue un escritor colombiano que ha marcado a generaciones de lectores con su realismo mágico presente en Cien Años de soledad. También periodista y editor, se distingue con un premio nobel de literatura en 1982, hoy traemos otra de sus grandes obras literarias: Crónica de una muerte anunciada.

Crónica de una muerte anunciada


No se escapa de la muerte

Según el propio García Márquez, este cuento largo o novela corta, como se quiera ver, esta basada en hechos reales, la historia se remonta a un pueblo aislado en la costa del caribe, donde ocurren una serie de acontecimientos desafortunados que acaban con la vida de Santiago Nasar, un joven alegre y de familia acomodada. Esta cadena de sucesos que se entrelazan cronológicamente en unas cuantas horas, brindan reflexiones a un amigo de Nasar, quien se decide a dejar las cartas sobre la mesa.

Si bien hubo muchos amigos o conocidos que pudieron intervenir en dicho hecho, las acciones, los intervalos de tiempo, las circunstancias se acomodaron de tal manera que fue ineludible la tragedia; fueron tan calibrados por el destino los sucesos, que llegan a tal punto de volverse risibles.

Crònica de una muerte anunciada: el anunciamiento

Todo ocurrió tras un fin de semana de locura y alborozo, un matrimonio carísimo sacudía a todo el pueblo, lo llenaba de agitación y embriaguez, trasnochando el domingo todavía con fiesta, pero un chisme de los novios recorre las mentes pueblerinas con un desconcierto grande, donde el nombre Santiago Nasar enciende la llama de un honor quebrantado, por eso ya decían que pueblo pequeño e infierno grande. Una madrugada de venganza y de ansiosa espera, perturbada también la serenidad por la llegada del obispo, decepcionante.

De una historia muy inverosímil, en Crónica de una muerte anunciada, el Gabo supo acomodar los hechos y lograr una visión amplia del suceso, donde salen a relucir desconciertos, malas jugadas, y una moral pública deplorable. Los hermanos Vicario, envueltos en la defensa de su honor, consuman la tragedia: una muerte tan anunciada, que todos se prepararon para llorarla.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook