Rosa Luxemburgo, mujer, marxista y militante

Autor: Daniel Ríos

Rosa Luxemburgo, mujer, marxista y militante

Rosa Luxemburgo nace en Polonia el 5 de marzo de 1871. Rosa fue una militante comunista conocida por sus posturas radicales y democráticas en el seno de la revolución. Ya en 1914 rechaza la participación de Alemania, y sus obreros, en la Primera Guerra Mundial, por considerarla una guerra inter imperialista, donde el proletariado nada tenía que hacer. Desde la visión de Luxemburgo, el principal oponente era la burguesía tradicional atemorizada por la instauración de un nuevo contexto económico político y social enunciado en las doctrinas de Marx y Engels.

Rosa Luxemburgo, el legado

Sus libros más conocidos; Reforma o Revolución (1900), Huelga de masas, partido y sindicato (1906), La Acumulación del Capital (1913) y La revolución rusa (1918). Miembro de la Liga Espartaquista, embrión del Partido Comunista Alemán, siendo redactora del periódico La Bandera Roja, apoya el levantamiento obrero de 1918-1919. Poco tiempo después de salir de prisión, el 15 de enero de 1919 es detenida, torturada y asesinada junto a su compañero Karl Liebknecht (parlamentario socialdemócrata que se opuso en 1914, a los créditos de guerra, que hacían que Alemania entrara en la Primera Guerra Mundial), por la fuerte represión del gobierno socialdemócrata contra la revolución obrera.

Con este asesinato, la insurrección espartaquista perdería a sus dos lideres ideológicos y políticos en manos de sus antiguos camaradas, los dirigentes del partido socialdemócrata alemán. Sin embargo, su contribución a la historia del movimiento obrero y en particular, los numerosos escritos teóricos de Rosa Luxemburgo, quedarán como patrimonio de la humanidad.

Rosa Luxemburgo reconoce en la Gran Revolución de Octubre la implantación de un orden social socialista, en tanto, leninista a fin de cuentas, veía en el partido la fuerza capaz de dar al proletariado el medio para liberar a los oprimidos. Esta tesis mantendría ocupadas las revoluciones en medio de la contradicción interna del capitalismo por el carácter antagónico del capital y el trabajo.

El Triunfo de la Revolución Rusa en 1917, -de ellos Luxemburgo diría: “por eso los bolcheviques representaron todo el honor y la capacidad revolucionaria de la que carecía la socialdemocracia occidental. Su insurrección de octubre no sólo salvó la revolución rusa; también salvó el honor del socialismo internacional”-, aceleró la radicalización de los obreros alemanes que, agrupados en diversos sindicatos, profundizaron el proceso de ruptura en el seno del movimiento socialdemocracia, corriente política que predominaba entre los obreros alemanes.

Rosa Luxemburgo, mujer, marxista y militante


Leer: El voto femenino y la lucha de clases


En Rosa Luxemburgo, la idea socialista fue una pasión dominante y poderosa del corazón y del cerebro; una pasión verdaderamente creativa que ardía incesantemente. (…) Rosa fue la afilada espada, la llama viviente de la revolución.
Clara Zetkin


Para Rosa Luxemburgo, junto a otros comunistas alemanes, el proletariado en el ejemplo del suceso bolchevique para convertirlo en el sujeto histórico de la revolución socialista. En su texto La crisis de la socialdemocracia alemana (1915), Rosa hace un llamado a desmontar el régimen capitalista, ya que este conducirá a la humanidad a la extinción total, el dilema era Socialismo o Barbarie.

Comunista, luchadora social y precursora del feminismo, el legado de Rosa Luxemburgo, a 100 años de su asesinato, es un legado de lucha por la democracia, compromiso con la verdad y de una infinita solidaridad con la humanidad.


Tal vez te interesen estas entradas

facebook