Llámenme Mike; el Mike Hammer mexicano

Título: Llámenme Mike


Año: 1979


Director: Alfredo Gurrola


Escritores: Reyes Bercini, Jorge Patiño


Actores: Alejandro Parodi Sasha Montenegro, Víctor Alcocer



Llámenme Mike: ya no más ficheras


En un México donde el cine de ficheras era el pan nuestro de cada día y la impunidad era una institución respetada, aparece en las carteleras esta película; arrumbada en un rincón, recordada por pocos y casi inexistente por las nuevas generaciones. Llámenme Mike es resultado de un cine americano plagado de historias policiacas y un cine mexicano cada vez más decadente.


Miguelito, Mike para los cuates, es una madrina, o sea un agente judicial que imparte la ley a punta de madrazos y al mejor postor. El comandante y su séquito acostumbran a “imponer” su ley a diestra y siniestra sin preocuparse de los daños colaterales, hasta que los daños son tantos que tienen que pagar, y es Mike el ganador de la rifa.



La trama se complica


Al puro estilo de las novelas y películas de corte policíaco, hay un detective convencido de que hay que eliminar el mal de raíz y con fuerza. Mike no es la excepción después de ser brutalmente golpeado en la cárcel se convierte en Mike Hammer, (protagonista de las novelas de Mikey Spillane), su único objetivo, acabar con los rojos.


[embed]https://youtu.be/ELiuohSryOo[/embed]

Llámenme Mike es una comedia negra, llena de símbolos narrativos, de peripecias demenciales y de un humor hilarante; nuestro detective va desmembrando una banda de criminales, pero más que eso nos muestra una radiografía de un México lejano, pero constante, nos adentra de manera casual a los esquemas y directrices establecidos por un México que ha perdido el rumbo, pero conserva su esencia.


Nuestro Dirty Harry mexicano es un grito de auxilio en un cine ahogado de mujeres desnudas y guiones express. Es la crítica a una sociedad que ha copiado el American Way Of Life y ha fracasado rotundamente.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook