El debate y los mandamientos de la lógica

El debate en la era del no diálogo


En una sociedad donde todos los días vivimos atiborrados de datos por todos lados, pareciera que la capacidad de seleccionar y discriminar éstos, hace casi imposible obtener información y conocimiento. El dialogo abierto, el debate sin prejuicios, es una de las herramientas urgentes y necesarias para acceder a ciertas certezas en un mundo que se nos presenta, en apariencia, volátil y fugaz.

Todos los días dialogamos, con nuestra familia, los amigos, la escuela, nuestro trabajo, en las redes sociales, etc., pero, contradictoriamente, pareciera que es un diálogo de sordos. No intentamos dialogar, sino que nos escuchen solamente.

Ver La era de la Incomunicación (Video)


La acción de debatir, de intercambiar ideas, complementarlas y generar conocimiento se hace cada vez más difícil y escaso. El debate, el acto de debatir, es un espacio de comunicación milenario que permite la discusión abierta y creativa, acerca de un tema polémico entre dos o más grupos de persona.

Un debate es útil para:

  • Conocer otras opiniones y defender las propias acerca de un tema específico.

  • Facilitar la toma de decisiones sobre un tema.

  • Sustentar las opiniones propias y dar elementos lógicos de juicio

  • Ejercitar la expresión oral y la seguridad en uno mismo.

  • Desarrollar la capacidad de escuchar sin interrumpir al otro.

  • Para promover la participación activa de los miembros de una comunidad.

En este sentido, les quiero dejar por aquí algunas reglas de la lógica, que hacen posible un debate abierto, un dialogo productivo y creativo.


Decálogo de la lógica


  1. No atacarás a la persona, sino al argumento (Ad hominem)

  2. No malinterpretarás o exagerarás el argumento de una persona para debilitar su postura (Hombre de paja)

  3. No tomarás una pequeña parte para representar el todo (Generalización apresurada o Secundum quid)

  4. No intentarás demostrar una proposición suponiendo que una de sus premisas es cierta (Petición de Principio o Petitio principii)

  5. No asegurarás que algo es la causa simplemente porque ocurrió antes (Causalidad falsa o Post hoc ergo propter hoc)

  6. No reducirás discusión solo a dos posibilidades (Falso dilema)

  7. No afirmarás que, por la ignorancia de una persona, una afirmación ha de ser verdadera o falsa (Llamada de ignorancia o Ad ignorantiam)

  8. No dejarás caer la carga de la prueba sobre aquel que está cuestionando una afirmación (Carga de la prueba o Onus probandi)

  9. No asumirás que “esto” sigue “aquello” cuando no existe conexión lógica alguna (Non sequitur)

  10. No asumirás que una afirmación por ser popular debe ser cierta (Sofisma popular o Argumento ad populum)

En la época de la incomunicación, el debate creativo es una práctica necesaria que hace posible una sana convivencia en nuestras sociedades actuales. !Prácticalo!

Tal vez te interesen estas entradas

facebook