Sófocles, la Tragedia y el mundo Antiguo

Sófocles, la Tragedia y el mundo Antiguo

Autor: Alan Fernando Padilla Ávalos

A Sófocles se le considera el segundo mejor de los poetas trágicos griegos, compitiendo con Esquilo y Eurípides. Se sabe que Sófocles escribió alrededor de 120 obras, sin embargo, de todo su esplendor solo se conservan completas siete de sus obras.

Sófocles vivió entre los años de 496 a 406 A.C, en Atenas, Grecia. Se dice que era esbelto y atlético, participó desde temprana edad en la literatura griega y también incursionó en la política. Sófocles vivió en una Grecia espléndida, con gran economía y fuerza militar, arte, esculturas y palacios. También la filosofía ya era muy controversial con figuras destacadas como Aristóteles y Platón.

Sófocles y la Tragedia


La cualidad que caracteriza a las obras de Sófocles, es la continua utilización de un CORO, el coro son los cantos de celebración que efectúan un cúmulo de personas, que expresan un fervor por los dioses, la algarabía por algún suceso heroico o la gran desagracia por un hecho fatal.

La tragedia no es más que un poema dramático, que involucra a personajes relevantes y destacados de la historia. Las obras están llenas de la mitología griega. Y pese a la antigüedad de estos textos, que son producto de su tiempo histórico; la Gran Atenas.

Al mismo Sófocles demuestra un gran conocimiento ético y moral, además (como no) de un pensamiento filosófico propio. Con esto sabemos que los griegos eran una sociedad muy avanza en cuanto a valores y, a través de la literatura, se nos expone a la antigua, pero sabia Grecia.

Su primera tragedia, Ájax, nos cuenta acerca de un héroe valiente y querido, hijo del gran Telamón, rey de Salamina: Áyax el Grande. Quien se envuelve por la furia de la gran diosa Minerva (Atenea) y realiza una locura que mancha de sangre sus manos.

Sófocles, la Tragedia y el mundo Antiguo
Ájax, versión de la Compañía Teatro del Noctámbulo

Después, cuando Áyax recupera la cordura desfallece al ver el horror de sus actos, por el oprobio se siente frustrado y profundamente melancólico, de este modo toma una postura que afecta a muchos.

La obra pretende infundir el temor y respeto a los dioses, así como enseñanzas muy marcadas, como el honor a los héroes, la mesura y el respeto. Estos aprendizajes no están lejos del tiempo actual, son sumamente útiles para la vida contemporánea pese a muchos años transcurridos desde que fueron escritos.

"Las palabras duras, aunque justas, muerden."

Tal vez te interesen estas entradas

facebook