Falling Down, o el límite de la frustración

Falling Down, o el límite de la frustración

Autor: Javier Benitez Martínez

Título: Un día de furia (Falling Down)

Año: 1993

País: EE.UU.

Dirección: Joel Schumacher

Reparto: Michael Douglas, Barbara Hershey, Rachel Ticotin, Tuesday Weld, Robert Duvall, Frederic Forrest, Lois Smith.

Guión: Ebbe Roe Smith

Tu esposa te ha abandonado, no encuentras trabajo, es el cumpleaños de tu hija y no la puedes ver, y para colmo estás atrapado en el tráfico en el día más caluroso del año. ¿Qué haces? Respiras profundo, tomas agua, buscas tu lugar seguro y decides continuar con el día a día. William Foster (Michael Douglas) está cansado y decide abandonar su coche en plena autopista. ¿inconcebible? Apuesto que lo has deseado, mandar todo al diablo, dejar todo atrás y olvidarte de todas tus penas.

Falling Down  o el límite de la frustración


El título de la película en español no le hace justicia a esta película. Joel Schumacher nos muestra, en Falling Down, una alternativa de lo que le puede pasar a un ciudadano común y corriente que simplemente dice basta y va cayendo en lo más profundo de una psique devastada.


Al diablo con todo, que la fatalidad sea mi guía; el destino de William Foster se va nublando a cada minuto; lo único que lo impulsa a seguir adelante es llegar al cumpleaños de su hija. Su travesía lo lleva a través de la ciudad de Los Ángeles, donde tiene que soportar, un tendero belicoso, pandillas armadas, nazis sicóticos y claro, todas las vicisitudes que surgen en un día caluroso.

Nuestro protagonista es un ciudadano común y corriente por lo que el antagonista también tiene que serlo, es aquí donde aparece Robert Duvall en el papel de Martin Prendergast, el policía que perseguirá a Michael Douglas toda la película. Su rol es de ser el otro hilo conductor de la historia, es la perspectiva del americano promedio que decide no rendirse a pesar de sus propias deficiencias. Es la otra cara de la moneda.


El sistema está podrido, pareciera ser que ese es el mensaje del Director. En cada lugar que William Foster se detiene o es detenido, hay una denuncia de todo lo que está mal en la sociedad americana. Las armas en manos de cualquier persona, el racismo, la diferencia de clases, el gobierno y sobre todo una fuerte llamada de atención a una sociedad que obliga a cualquier persona a llegar a los límites de la frustración y volverse uno más de los llamados a la orgía de violencia.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook