Diversidad sexual en la adolescencia

Diversidad sexual en la adolescencia

Autora: Nidia E. Ojeda

La adolescencia es una etapa llena de desafíos y aprendizaje. Un aspecto importante es definir la identidad propia. Niños y niñas en esta etapa, exploran y experimentan como parte de su desarrollo. Es aquí donde se define la identidad sexual, y con ello, la diversidad sexual de nuestra sociedad.

Dejar atrás la persecución


La homosexualidad es una elección y/o condición natural, que en pleno Siglo XXI, sigue generando discriminación y rechazo. Es imposible imaginar que, hasta hace un par de décadas atrás, se consideraba como una enfermedad mental. Que los hombres y mujeres que eran homosexuales o lesbianas, padecían una enfermedad. Hasta el grado que en ciertos países aún hoy son perseguidos, enviados a prisión o condenados a muerte, por ir contra natura.

En México, existen campañas de concientización, información y diversidad sexual desde hace años. La idea es naturalizar la diversidad sexual. Aun así, los jóvenes homosexuales y lesbianas, tienen muchas preocupaciones; sentirse diferentes a sus amigos y compañeros, sentirse culpable por su orientación, preocuparse acerca de cómo pueda responder su familia y sus seres queridos. Les preocupa ser objeto de burla y del ridículo, ser rechazados y acosados por otros.

Cuando llega la adolescencia, con el despertar sexual también llegan las preocupaciones sobre las enfermedades de transmisión sexual. Las más comunes son las infecciones, ampollas, secreciones, fiebres o inflamaciones, hasta los que inician su vida sexual a temprana edad, con el VIH y la hepatitis.

A pesar del esfuerzo de naturalización de la diversidad sexual, cada día son más los casos de suicidios debido al acoso y el maltrato. En la mayoría de los casos, los jóvenes no se sienten comprendidos, existe un rechazo a lo que se es –más por el rechazo social que por muto proprio-. La falta de apoyo de las personas que los rodean, agudiza dicha condición de frustración.

Diversidad sexual en la adolescencia

Educar en la diversidad sexual


Solo algunos datos: según un artículo publicado por Jama Pedriatrics (puedes leer el pdf aquí), mueren 134 mil adolescentes por suicidio. En la página YesInstitute , el 50 % de estos jóvenes, fueron rechazados por sus padres. El 40% de los chicos, están en las calles. El 60% son violados y el 33% se suicidó.

A pesar de los esfuerzos gubernamentales y de la sociedad civil, vivimos en sociedades altamente machistas, donde el rechazo al diferente, sigue siendo una constante. La falta de una cultura de la diversidad sexual provoca una imagen errónea de homosexuales y lesbianas. Nuestras naciones latinoamericanas siguen siendo homofóbicas. Se tiene la idea errónea de la depravación, se piensa que la homosexualidad propaga enfermedades venéreas, y el peor de los casos, el sida.

La ruptura de nuestros esquemas mentales, individuales y como sociedad, una educación sexual integral, cimentada en la diversidad, nos llevara de a poco, a romper dichos esquemas erróneos. La educación empieza en la familia, desde pequeños, informando e instruyendo desde una perspectiva integral.

Diversidad sexual en la adolescencia

Un paso adelante


En días recientes se dio un paso positivo en este sentido. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que la transexualidad, el sentimiento de pertenecer al sexo opuesto, no debe ya ser considerado como una enfermedad mental. Esta decisión debe ser confirmada por los países en 2019, para ser adoptado por los Estados miembros y entrar en vigor el 1 de enero de 2022.

La OMS espera que la nueva clasificación reduzca esa culpabilización, lo que podría contribuir a una mejor aceptación de esas personas por la sociedad, e incluso mejorar su acceso a los cuidados sanitarios.

No olvides dejarnos tus comentarios sobre el tema ¿qué opinas al respecto?

Tal vez te interesen estas entradas

facebook