Tom Sawyer y el mundo de Mark Twain

Tom Sawyer y el mundo de Mark Twain

Autor: Alan Fernando Padilla Dávalos

Mark Twain es el seudónimo de Samuel Langhorne Clemens, fue un escritor y humorista estadounidense de los años del siglo XIX, sus obras fueron muy exitosas y ahora sus libros son clásicos para leer, este es el caso de Las aventuras de Tom Sawyer, publicada en 1876, donde Mark Twain rememora su infancia, sus travesuras en su pueblo natal en el estado de Missouri y la vida pintoresca de las personas de aquellos años.

Tom Sawyer y el costumbrismo en Missouri


Mark Twain, un niño pícaro y astuto, siempre se sale con la suya porque tiene una habilidad grande para los engaños y escapes, de tal modo que sus trampas, leves fechorías y trastadas dan risa. Acompañar a Tom y algunos amigos (Huckleberry Finn, Becky Thatcher) suyos a cometer travesuras infantiles marca definitivamente el espíritu de aventura y exploración que caracterizan a los niños, su aburrimiento en las misas y en la escuela y su deseo de ser bandoleros, piratas u otro gran personaje que salga en los libros y tenga un alma libre.

Del mismo modo, las supersticiones, las costumbres, los dichos populares también se hacen notorios en la historia, le dan mayor apego a la vida de pueblo, donde el menosprecio de los negros también se da a entender, no por alguna aversión del escritor, sino porque en aquellos tiempos eso era común

Tom Sawyer y el mundo de Mark Twain

¡Quiero conocer a Tom!


¿Qué tanto puede hacer un niño ingenuo como Tom? Pues desatinar a su tía Polly, molestar a su hermano Sid, hacerle bromas al profesor, jugar con una chinche, escapar por las noches a hacer pactos y juramentos, buscar tesoros, deambular por el pueblo buscando la fama y admiración, llamar la atención de alguna chiquilla bonita, entre muchas otras actividades que ciertamente, suenan inverosímiles para ser realizadas por un niño, sin embargo, le brindan a la historia muchos brincos súbitos, risa y dinamismo   ¡Cuánto no le ocurrió y le tocó ver a ese niño ¡

Por estas y muchas otras indecibles razones más, es por lo que invito a leer esta obra divertida, y parte de la mejor tradición de la picaresca; Las aventuras de Tom Sawyer donde quedaría muy bien la palabra:  increíbles.

Tal vez te interesen estas entradas

facebook